Una funcionaria del INPEC debe vivir metida dentro de un chaleco antibalas y cuidar cada uno de sus pasos por cuenta de una prófuga que habría matado a su hijo.

Qué tal esto.