El mejor homenaje nacional para nuestro premio Nóbel de literatura es una biblioteca, por eso Girón, Santander, resolvió construir la Gabriel García Márquez, que fue inaugurada sin que en sus estantes hubiera un solo libro.

Qué Tal Esto.