Horas antes de que Colombia tuviera que responder en las Naciones Unidas por la desprotección a los exguerrilleros de las FARC, la Policía dijo haber desactivado un atentado contra su líder, pero ahora emergen dudas sobre los presuntos autores.

El arma que según la Policía se iba a usar para el atentado no estaba en manos del escolta desmovilizado que murió sino en poder de la UNP y así hay otras inconsistencias que piden investigar.