El discurso de Claudia López, en su posesión como primera alcaldesa de la capital, se centró en las frustraciones cotidianas de la gente y en su acercamiento a esta.