En la misma sesión de la comisión Interamericana de derechos humanos, estuvo el embajador Alejandro Ordóñez, quien ratificó que el Estado no va a renunciar a enviar tropas.