Uno de los símbolos del horror de la guerra en Colombia han sido los secuestros. Uno de nuestros periodistas, Guillermo Rico, tuvo al frente de él a 3 militares que recibieron de su boca la feliz noticia de su liberación.