Mientras estos actos del narcoterrorismo ensangrentaban a Colombia, la dinamita, materia prima del terror, pasaba sin ningún control por la frontera con Ecuador. Así lo demostró, en primera persona, Adriana Villamarín.