Uno de los retos de los noticieros de la época era hacer el más grande, y si se quiere ostentoso, cubrimiento del reinado de belleza. Nosotros queríamos hacer algo diferente.

En clave de humor y también de divertida sátira sobre el evento. Nadie mejor que Jaime Garzón, fugaz e inolvidable reportero de este equipo.