El hallazgo lo hizo una muy joven reportera, Carolina Sánchez a quién cariñosamente le decíamos “la gomela”. Pues bien, la joven “gomela” nos dio ese día una lección de periodismo a todos.