Manuel Pérez, el Cura Guerrillero español, fue por muchos años el máximo cabecilla del ELN. Bajo su mando enormes regiones de Colombia fueron sembradas con minas quiebrapatas, el oleoducto Cañolimón-Coveñas fue volado decenas de veces, también hubo centenares de secuestros y extorsiones.

El cruel autor de todo esto murió de hepatitis sin haber sufrido jamás una herida de guerra.

Adriana Villamarin y Manuel Mosquera asistieron al entierro del Cura Pérez, sepelio en el que cantó su sucesor Nicolás Rodríguez Bautista alias “Gabino”.