Tras el asesinato por sicarios de Efrén Ospina, líder de la restitución de cultivos en Tibú, Norte de Santander, lo pobladores de cuatro poblaciones del Catatumbo comenzaron a abandonar sus parcelas, donde la banda de Los Pelusos decretó un paro armado.

Efrén Ospina es la víctima número 84 de los programas de sustitución desde que se firmó el acuerdo de paz, por eso el municipio de Abrego se prepara para una nueva ola de desplazamiento.