Pocas figuras tan controvertidas como Diomedes Díaz, sin duda uno de los hombres más talentosos en la historia del vallenato y al mismo tiempo una vida personal marcada por los excesos y un homicidio que lo llevó a la cárcel.