Un venezolano de 22 años murió ahogado en la Laguna Verde de Granada, Cundinamarca, mientras sus amigos lo grababan e interpretaban inicialmente como un chiste sus llamados de auxilio.

El cuerpo de bomberos que rescató su cuerpo dijo que era mejor que no intentaran rescatarlo porque así podía haber aumentado el número de fatalidades de ese paseo.