El magistrado Carlos Vargas del Tribunal administrativo de Cundinamarca, imputado por delitos de corrupción, ordenó pagar a un particular 65 mil millones de pesos.

Se ha venido a descubrir que la beneficiada con el 20 por ciento de esa suma había sido asistente de ese magistrado.