Fabio Younes, el empresario que fue capturado en la misma investigación por presunto narcotráfico de Jesús Santrich, asegura que estuvo a punto de morir, luego de tomar agua de una botella en su celda de reclusión.