El soldado que llamó la atención del país, al solidarizarse con uniforme y desde su guarnición, con el paro, será investigado.

El ejército determinará si debe abrirle una sanción disciplinaria, enviarlo a la justicia ordinaria o enviarlo al psiquiatra.