El ojo biónico que hace 50 años era una fantasía de las películas de acción, es una realidad actual con la tecnología al alcance de sus manos.