Mientras que la inteligencia artificial ya les permite a los chinos autenticar sus pagos con una sonrisa, Amazon intenta alcanzarlos con la autenticación mediante la lectura de las venas de las manos.