El sur del continente está en las calles. Mientras que en Bolivia la autoproclamada presidenta, biblia en mano, le dio licencia para disparar a matar a la Policía. En Chile se vive el drama dentro y fuera de las tanquetas anti-motines.