En medio oriente la tensión está al máximo, millones de iraníes salieron a la calle para pedir venganza, el gobierno iraní abandonó sus compromisos de control nuclear y el parlamento iraquí ordenó el retiro de las tropas extranjeras.

Y en Caracas no escampa, pues hoy el régimen de Maduro le dio golpe al legislativo que controlaba la oposición e impuso un nuevo presidente de la Asamblea.