A pesar de las fricciones políticas entre Estados Unidos y China, este segundo país está convirtiéndose en el primer benefactor de las grandes universidades en el primero.