Un carro como el del personaje Míster Bean, fabricado en China y sin motor de combustible, espera tomarse el mercado inglés, ávido de vehículos eléctricos