Al centro de memoria histórica en Bogotá, llegaron de diferentes
regiones del país, víctimas de minas antipersona sembradas en su
mayoría por el ELN. Dicen que los grupos armados ilegales siguen
llenando sus fincas de explosivos.