Una mascota mecánica, libre de errores en el lavado de platos o capaz de ejecutar misiones peligrosas para los humanos, hacen parte de la nueva generación de robots que se está formando.